"Anatomía del tiempo", Reinier Nande

Reinier Nande presentó una propuesta para una obra que simulaba los puntos de vista perceptibles desde el parabrisas y los espejos retrovisores en el interior de un coche. Con esta pieza, Nande pretende reflexionar sobre nociones como el tiempo o la igualdad en Cuba. A continuación, Nande ofrece una explicación minuciosa de los fundamentos teóricos de su obra.

Creía en infinitas series de tiempos, en una red creciente y vertiginosa de tiempos divergentes, convergentes y paralelos. Esa trama de tiempos que se aproximan, se bifurcan, se cortan o que secularmente se ignoran, abarca todas las posibilidades. No existimos en la mayoría de esos tiempos; en algunos existe usted y no yo; en otros, yo, no usted; en otros, los dos. En éste, que un favorable azar me depara, usted ha llegado a mi casa; en otro, usted, al atravesar el jardín, me ha encontrado muerto; en otro, yo digo estas mismas palabras, pero soy un error, un fantasma.

 Jorge Luis Borges. El jardín de los senderos que se bifurcan.

"La obra se compone de una pantalla o proyección de un parabrisas con una imagen que avanza hacia sectores populares de barrios habaneros y de tres espejos retrovisores, pantallas que escenifican otro perfil, un paisaje residencial que se aleja. La multiplicidad del panorama reflejado en el espejo representa la sombra de su imagen original planteándonos una interrogante:¿cuál es paisaje original, en el que nos adentramos, o el que se aleja por la prontitud del presente?

El proyecto apuesta por la simulación; la realidad es simulación. Al hacer referencia a mundos paralelos, crea una indistinción entre superficial y profundo, o entre autenticidad y artificio. Como en la Alicia de Lewis Carroll, donde se accede a un universo que carece de reglas precisas, en el que la destreza y el azar ya no se distinguen, y la única finalidad es insuflar el azar y ramificarlo. Esto me llamó la atención, pues me recordaba algo que había leído con Jean Baudrillard: lo que se opone a la ley no es en absoluto la ausencia de ley; es la regla. Visto así, al adentrarme en el otro lado del espejo de Lewis Carroll, me encuentro visitando un sitio en donde se viola la ley justamente para acatar reglas, otras reglas.

Por otra parte, la ubicación de las pantallas—que genera una situación de diálogo e interacción o de interferencias y disociaciones que produce el trinomio realidad-ficción-deseo— incorpora a la obra una simultaneidad de presentes físicos y variables (…) fuera de las pantallas (…) donde se ubica el espectador que hace el papel de observador, de un vigilante(…). Este medio me da la posibilidad de estructurar la historia a través del Aión Borgiano, pura forma vacía del tiempo, que se ha liberado de su contenido corporal presente, y, con ello, ha desenrollado su círculo, y se extiende en una línea recta hacia delante y hacia atrás.

(…) Cronos expresaba la acción de los cuerpos y la creación de cualidades corporales, Aión es el lugar de los acontecimientos incorporales, y de los atributos distintos de las cualidades. Cronos era inseparable de los cuerpos que lo llenaban como causas y materias, Aión está poblado de efectos que lo recorren sin llenarlo jamás. Cronos era limitado e infinito, Aión es ilimitado como el futuro y el pasado, pero finito como el instante. Cronos era inseparable de la circularidad y de los accidentes de esta circularidad como bloqueos o precipitaciones, estallidos, dislocaciones, endurecimientos, Aión es la verdad eterna del tiempo: pura forma vacía del tiempo, que se ha liberado de su contenido corporal presente, y, con ello, ha desenrollado su círculo, se extiende en una recta, quizá tanto más peligrosa, más laberíntica, más tortuosa por esta razón…

Esta línea que marca el tiempo permite el proceso de (…) articulación de historias, o una misma historia que se subdivide incesantemente, que nos devuelve al pasado o que nos proyecta hacia diferentes futuros posibles. El espectador –el protagonista del video (…)– habita en infinitas series de tiempo borgeanos –divergentes, convergentes, paralelos. Esa trama de tiempos –de episodios de una misma historia con diferentes desenlaces, o con reminiscencias de pasados recurrentes— se va tejiendo u organizando o desordenando, indistintamente (…). Es decir, hay escenas que se repiten completamente, hay otras que se cortan y dan lugar a un episodio que el espectador no espera (…). En la pantalla del parabrisas puede haber una persona parando un taxi, en los retrovisores la misma persona en otro contexto ejecuta una acción distinta. En unas escenas, puede estar el vigilante del Panóptico, y en otras descubrir que él mismo está siendo vigilado. Se trata de intercambio de roles en bifurcaciones del tiempo, abarcando todas las posibilidades, incluso la improbable situación de que el personaje salte de un tiempo a otro, de una pantalla a otra. Es mi modo de estructurar diferentes espacios-tiempos y diferentes historias o episodios, trato de que las escenas se comporten como pasados y futuros alargados…

Sería un dejá-vu que se repite de modo diferente. La realidad cubana es un dejá-vu, redunda continuamente las mismas experiencias, y es mi propósito romper con este juego cíclico del Cronos agobiante.

 (…)

 El panóptico –describe Foucault—era un sitio en forma de anillo en medio del cual había un patio con una torre en el centro. El anillo estaba dividido en pequeñas celdas que daban al interior y al exterior. En la torre central había un vigilante y como cada celda daba al mismo tiempo al exterior y al interior, la mirada del vigilante podía atravesar toda la celda; en ella no había ningún punto de sombra y, por consiguiente, todo lo que el individuo hacía estaba expuesto a la mirada de un vigilante que observaba a través de persianas, postigo semicerrados, de tal modo que podía ver todo sin que nadie, a su vez, pudiera verlo.

 Esto me interesa porque la sociedad actual continúa teniendo un orden espacial interno que es consecuencia directa de eso que Foucault llama el panoptismo: la sociedad en que vivimos hoy es como las celdas que facilitan la labor de vigilantes. El montaje de la obra se sustenta sobre una reformulación de la estructura del Panóptico. La torre de control hoy no es centrada y estática: se mueve hacia las celdas y éstas, a su vez, nos envuelven por el desbordamiento del espacio. Las celdas que plantea Foucault dejan de ser instituciones sociales; ahora es la sociedad como institución como una prisión sin paredes en la que todos somos vigilantes y a la vez vigilados. La sociedad moderna padece el sufrimiento frente al tiempo irreversible. Trato de buscar fórmulas que rompan con la angustia ante lo temporal, ante la historia, ante el sufrimiento de una sociedad moderna que propone una realidad imitando o repitiendo un arquetipo, si fijamos que la realidad se adquiere únicamente por repetición o por participación. Todo lo que carece de un molde está desprovisto de sentido, de realidad.

 No hay recetas, cada cual tiene sus instintos conectados a una manera muy personal de percibir el mundo, de intuir la fortuna, pero los vigilantes coinciden en que no basta mirar la realidad, es necesario ver y para lograrlo hay que estar entrenados en el ejercicio sensorial, lo cual me recuerda la mirada entrenada de un artista. Y lo mismo pasa con cualquier señal que signifique interferencia o peligro, cualquier elemento ajeno inmediatamente se reconoce y se mira con recelo. Pero en tales situaciones no hay que esconderse, sino simplemente disfrazarse de cotidianidad."
 

%7B%22model%22%3A%22Photo%22%2C%22src%22%3A%22http%3A%2F%2Fwww.havana-club.com%2F2011%2Fmedia%2F2012%2F03%2Fnande-2.jpg%22%2C%22alt%22%3A%22nande-2%22%2C%22width%22%3A%2230%25%22%2C%22height%22%3A%22%22%2C%22float%22%3A%22left%22%2C%22classNames%22%3A%22shic-cms-item%20model-Photo%20float-left%22%2C%22item%22%3A%7B%22model%22%3A%22Photo%22%2C%22data%22%3A%7B%22id%22%3A%224255%22%2C%22file%22%3A%225448%22%2C%22width%22%3A%221153%22%2C%22height%22%3A%221733%22%2C%22title%22%3A%22%22%2C%22trads%22%3A%22%22%2C%22src%22%3A%22media%2F2012%2F03%2Fnande-2.jpg%22%7D%2C%22keys%22%3A%7B%22id%22%3A%224255%22%7D%7D%2C%22html%22%3A%22%3Cimg%20class%3D%5C%22shic-cms-item%20model-Photo%20float-left%5C%22%20style%3D%5C%22width%3A%20100%25%3B%5C%22%20src%3D%5C%22http%3A%2F%2Fwww.havana-club.com%2F2011%2Fmedia%2F2012%2F03%2Fnande-2.jpg%5C%22%20alt%3D%5C%22%257B%2522model%2522%253A%2522Photo%2522%252C%2522src%2522%253A%2522http%253A%252F%252Fwww.havana-club.com%252F2011%252Fmedia%252F2012%252F03%252Fnande-2.jpg%2522%252C%2522alt%2522%253A%2522nande-2%2522%252C%2522width%2522%253A%2522100%2525%2522%252C%2522height%2522%253A%2522%2522%252C%2522float%2522%253A%2522left%2522%252C%2522classNames%2522%253A%2522shic-cms-item%2520model-Photo%2520float-left%2522%252C%2522item%2522%253A%257B%2522model%2522%253A%2522Photo%2522%252C%2522data%2522%253A%257B%2522id%2522%253A%25224255%2522%252C%2522file%2522%253A%25225448%2522%252C%2522width%2522%253A%25221153%2522%252C%2522height%2522%253A%25221733%2522%252C%2522title%2522%253A%2522%2522%252C%2522trads%2522%253A%2522%2522%252C%2522src%2522%253A%2522media%252F2012%252F03%252Fnande-2.jpg%2522%257D%252C%2522keys%2522%253A%257B%2522id%2522%253A%25224255%2522%257D%257D%257D%5C%22%3E%22%7DReinier Nande nació en La Habana en 1979. Es graduado del Instituto Superior de Arte (2005), de la Academia de Bellas Artes San Alejandro (1999) y de la Escuela-Taller de Restauración de La Habana (1995). Entre el 2005 y el 2007 enseñó Pintura en la Academia de Bellas Artes San Alejandro.

Ha obtenido numerosos premios en concursos y salones nacionales, entre los que destacan el IX Salón de Arte Digital (Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, La Habana, 2007) y la convocatoria 2006 a proyectos de artes visuales de la Embajada de España en Cuba y de la Agencia Española de Cooperación Internacional (La Habana, 2006). Su obra se ha exhibido en España, Alemania, Francia, México y Cuba. Entre las exposiciones más importantes en las que ha participado se encuentran la II Semana de Video Iberoamericano (Galería La nave Spacial, Sevilla, 2010), el XVI Salón de Arte Erótico (Galería Fayad Jamís, La Habana, 2010) y el Festival Internacional de Cine Cubano (Múnich, 2009).

 

 

 

 

 


Comentarios
¡No dude en hacernos conocer su opinión!
Añadir un comentario